Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Huelga decirlo

Más de 5 millones de españoles, y subiendo, no tienen otra opción. Pararán hoy, sí o sí, como lo hicieron ayer, o hace un mes, o lo harán mañana, o dentro de un mes. Mi primer pensamiento es para ellos y para los que vendrán.
A partir de ahí, algunas obviedades. Vivimos en un país democrático, eso parece, y cada uno es libre de hacer lo que le venga en gana: acudir a su puesto de trabajo, si tiene la fortuna de poder contar con él, y dejar de hacerlo para manifestar su rechazo expreso a una reforma laboral, al menos, de dudosa eficacia para la creación de empleo. Y luego hay otro amplio sector que, aun estando en contra de la reforma, decide trabajar en este 29-M por los motivos que sean. Obvio. Me permito arrancar con esta perogrullada porque, en ocasiones, hasta lo más evidente resulta difícil de entender. Nadie, que yo sepa, va a la huelga por gusto. Es cierto que con paros generales no se crea empleo pero, visto lo visto, tampoco parece que esta draconiana reforma vaya a cortar la s…

El oficio más difícil del mundo

Ni minero, ni ferrallista, ni pescador, ni agricultor. No conozco tarea más complicada que la de la progenitura. Ardua y exigente y, al mismo tiempo, placentera. Contradictoria, en definitiva. Los teóricos dicen que lo ideal es renunciar al colegueo con los hijos porque para amigos ya están los de su edad. Y debe ser cierto, tanto como aquello de que hay que mantener la distancia óptima o ejercer firmeza sin rigidez. Y dicen, incluso, que nos hemos vuelto más permisivos e indulgentes para amortiguar nuestro sentimiento de culpabilidad por no pasar más tiempo en familia.
Ser padre es, obviamente, algo más que saber empujar el carrito, resolver sus dudas o compartir la Play. Con el tiempo, que es cuando viene lo más difícil, uno aprende que, rara vez, los consejos son tenidos en cuenta. Se aprende más y mejor de los errores. Es ley de vida. Por mucho que nos empeñemos en la supuesta fortaleza de las palabras. Los padres están cambiando pero este principio, mal que nos pese, permanece inm…

Distrito Bar

(Foto: diario Público)
EL CENTRO DE Madrid se ha convertido en una gran barra de bar. Los vecinos, sin comerlo ni beberlo, han sido condenados a la cadena perpetua del ruido.Con nocturnidad y alevosía.Aquí, el que no sabe qué hacer en la vida pone un bar y el Ayuntamiento se frota las manos haciendo caja. ¿Desidia, ineptitud? No lo sé. Tengo algunas certezas y bastantes impresiones.Lo que intuyo es que los intereses comerciales pesan más que el descanso de los residentes, siempre ha sido así, y que, como los vecinos sólo votan cada cuatro años, su problema puede esperar. El Ayuntamiento madrileño presumió de haber acabado con el botellón cuando, en realidad, lo único que ha hecho ha sido sembrar el centro de mini botellones, en ocasiones menos visibles, pero tan perniciosos como los de otras épocas. Da igual Gallardón que Botella, tanto monta tanto.
Los vecinos, mientras, sufren en silencio. En la práctica, el mensaje que se les está enviandoes que deben soportar su problema de forma est…