Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Güemes

A ESPERANZA AGUIRRE siempre le ha gustado el desparpajo y la ausencia de complejos de sus jóvenes cachorros. Juan José Güemes era uno de ellos. No es de extrañar que en 2003 la presidenta madrileña, candidata entonces, se fijara en él y acabara fichándolo. En aquella época, Güemes trabajaba a las órdenes del ministro Rodrigo Rato, con el que llegó a ser Secretario General de Turismo. Entró a formar parte del reducido grupo de colaboradores que necesitaba Aguirre en la Comunidad de Madrid tras su marcha de la presidencia del Senado. Luego sobrevino el tamayazo, aquel oscuro y nunca resuelto episodio, durante el cual Güemes siempre estuvo muy cerca de Aguirre. Después de las elecciones de octubre de 2003, las repetidas a causa de la traición de los socialistas Tamayo y Sáez, Aguirre le premia incorporándolo a su primer Gobierno. Pero en Empleo y Mujer, una cartera de menor peso para la enorme ambición que siempre ha tenido. La gran oportunidad le llega cuando en 2007 Aguirre se desprend…