Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

Carmena en su laberinto

CON FRECUENCIA, LA política suele ser el arte de elegir entre lo malo y lo peor. Optar entre una o varias alternativas, sin que ninguna esté exenta de peligros o inconvenientes. 
Rara vez existe un camino que no esté plagado de riesgos. Y este es justamente el dilema, la encrucijada, a la que se enfrenta estos días Manuela Carmena tras la reprobación de sus concejales Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer por el engorroso asunto del Open de Tenis de Madrid.
Una historia, por cierto, que ni mucho menos se agota con la admisión a trámite de la querella del PP, ya que la Fiscalía aún tiene mucho que decir sobre la cuestión de fondo: las irregularidades y supuestos delitos detectados en los contratos y convenios suscritos entre el Ayuntamiento en tiempos del PP y la empresa MTP, organizadora del Open en la Caja Mágica. Pero no parece probable que Anticorrupción, que bastante tarea tiene, le vaya a ofrecer a Sánchez Mato y Mayer el balón de oxígeno que tanto necesitan en este momento.

De momento,…

Irene, la novia de Pablo

NO ME PARECE que sea un argumento de mucho peso decir que Irene Montero está donde está porque es la novia de Pablo Iglesias. Cada uno es muy libre de opinar lo que le venga en gana, faltaría más, pero lanzar ese tipo de mensajes para desprestigiar a la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso y, por extensión, al secretario general de la formación morada se me antoja, cuando menos, arcaico.
Entendería esas críticas si su valía no estuviera a la altura del cargo que ostenta. Ahora bien, tras escuchar su intervención inicial en la moción de censura, no creo que ni de lejos que alguien pueda atacarla por ese flanco. Podrá gustar más o menos, estar o no de acuerdo con sus invectivas, esto es bastante obvio, pero desde el punto de vista formal su discurso estaba bien armado. Criticable políticamente si se quiere, para quien se dedique a eso, pero exento de tacha desde el punto de vista parlamentario.
¿Sobreactuada, mitinera, impostada, teatral, populista? Pues que cada uno opine como mejor…

Último adiós para el profesor Reverte Coma

EL PASADO 5 de mayo falleció a los 95 años el prestigioso médico y antropólogo forense José Manuel Reverte Coma, toda una institución de la Medicina. Sus más allegados le recordaron con una misa responso en capilla del Tanatorio Municipal de Pozuelo de Alarcón y un funeral dos días más tarde, mientras que el Ayuntamiento de Benidorm, donde fue alcalde de 1971 a 1973, decretó un par de días de luto oficial.
El profesor Reverte Coma, discípulo del doctor Gregorio Marañón, dejó de ser ‘popular’ cuando se jubiló, aunque su magisterio permanecerá para siempre. Entre otras cosas por el Museo de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, que lleva su nombre. Allí se guardan numerosos restos vinculados a la Antropología Médica Forense, la Paleopatología y la Criminalística.
Inaugurado en 2009, el Museo “Profesor Reverte Coma”, que solo se puede visitar mediante previa petición de cita, atesora unas 1.500 piezas y una colección de unos 800 cráneos, entre ellos una colecció…

El making of de ‘La flor del magnolio’

LA ESCRITURA TIENE su propia liturgia y, en mi caso, sus propios rituales. Nada del otro mundo, no se vayan a pensar. Costumbres muy de andar por casa: empezar la tarea antes de que amanezca, una botella de agua a mano, mi vieja pluma Parker siempre cerca, la habitación en completo silencio, una taza de té  y, tal vez, una vela encendida por la tarde, si la inspiración se muestra esquiva. Y el silencio, siempre el silencio, como única compañía. 
Costumbres, rarezas, extrañas manías tal vez -pensarán algunos-, y no seré yo quien lo desmienta. Sé de escritores famosos que no se despegan nunca de su libreta Moleskine, o que siempre arrancan su obra un 8 de enero, algún otro que no podía  hacerlo sin la presencia de una rosa amarilla, e incluso alguno incapaz de teclear en otro sitio que no sea su Olympia Carrera de Luxe.
Por lo que a mí respecta, desde mi modesta experiencia, diríamos que me gusta enhebrar un libro con otro, por muy dispares que hayan sido las historias. Así lo hice con e…