Ir al contenido principal

Adiós, lideresa, adiós

Foto: PP de Madrid
LA INTERVENCIÓN DE Esperanza Aguirre ante el plenario del XVI Congreso regional del PP de Madrid tenía todo el aspecto de una despedida. El aire de un fin de ciclo y el arranque de una etapa nueva tras 12 años de aguirrismo. El paso de una política muy conservadora, sin tutelas y sin complejos, a un tiempo nuevo con una apariencia menos conservadora y con unas posiciones supuestamente más avanzadas.

Y esto es bien curioso y paradójico. El partido es el mismo, muchos de sus cargos públicos proceden de la época de Aguirre, la propia Cristina Cifuentes ha convivido políticamente con ella y ha formado parte del organigrama de la dirección del PP regional y, sin embargo, la presidenta madrileña goza, en general, de mayores simpatías mediáticas que su antecesora. Al menos, en un espectro más amplio.

La radicalidad de Aguirre parece cosa del pasado y lo que está bien visto ahora es la corrección política. Ya le pasó antes en la disputa interna con Gallardón. El entonces presidente regional y luego alcalde de la capital tenía ‘buena prensa’ en determinados sectores al margen de los que lo son propios a su partido, y sin embargo Aguirre era vista por muchos como una genuina representante del sector más a la derecha.

En política las apariencias cuentan y mucho, pero tan del PP era Gallardón, por mucho ‘verso suelto’ que simulara ser, como Aguirre con todo su radicalismo, como Cifuentes con su talante más “moderno y conciliador”. Lo que es a todas luces evidente es que la presidenta madrileña se ha convertido en una de las figuras en alza del PP nacional y que, como Rajoy no se eternizará en Moncloa o en Génova, aunque a veces lo parezca, Cifuentes está llamada a dar mucho que hablar.

Pero volvamos a Aguirre. No resulta fácil saber si sus lágrimas de este viernes eran de agradecimiento, frustración o pura impotencia. No es una persona que se emocione fácilmente en público y la prolongada ovación del plenario bien pudiera entenderse como un mensaje de cariño y apoyo, posiblemente, cuando más lo necesita. No debe ser fácil llevar a sus espaldas una mochila tan pesada. Con Francisco Granados enviándole cartas desde la cárcel (“Absolutamente nada se hacía sin que tú lo ordenaras”. “Prácticamente todo lo que sé de política lo aprendí de ti”), y con las investigaciones de los casos Gürtel y Púnica en plena ebullición.

Cuatro minutos de aplausos por parte de los afiliados, que la ovacionaron puestos en pie, que contrastan, y de qué manera, con la escueta despedida que le tributó Mariano Rajoy. ¿Tendrá algo que ver ese escaso entusiasmo de Rajoy hacia Aguirre con esos “viejos asuntos”? ¿O se está curando en salud el presidente del Gobierno, como una especie de actitud preventiva tras haber puesto la mano en el fuego por Camps o Barberá?

La batalla congresual, en todo caso, no ha sido más que un simulacro muy bien organizado. El aparato siempre gana, suele decirse, y este caso no ha sido una excepción. Luis Asúa nunca tuvo posibilidades reales de poner en un aprieto a Cifuentes y el único duelo con visos de merecer tal calificativo hubiera sido el que eventualmente hubiera podido tener la presidenta madrileña con el número dos de Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna. Pero entre que el portavoz adjunto del PP consideró que no se daban las circunstancias para que la pelea fuera en buena lid y, lo más importante, al no contar con el apoyo expreso de Aguirre, cualquier intento estaba condenado al fracaso.

En caso de que Henríquez de Luna se hubiese presentado y, previsiblemente, hubiera perdido, no es difícil imaginar el titular: “Cifuentes derrota al candidato de Aguirre”. O “Cifuentes entierra al aguirrismo”. Y la portavoz municipal del PP que ya tiene mucho oficio en esto de la estrategia política lo ha evitado porque estaba en su mano poder hacerlo.

El congreso de la entronización de Cifuentes nos deja, además, una sorpresa con la que casi nadie contaba. La presidenta se rodea, como es obvio, de un núcleo duro de su máxima confianza (Ángel Garrido, Jaime González Taboada, Pedro Rollán, Isabel Díaz Ayuso o Engracia Hidalgo), pero hace un guiño a la unidad integrando a dos de los puntales de Aguirre en el Ayuntamiento: Henríquez de Luna y José Luis Martínez Almeida, dos de las personas más cercanas a la portavoz municipal del PP.

¿Y ahora qué, señora Aguirre? “Puedes estar satisfecha de lo hecho y de lo que vas a hacer en el futuro”, le dijo lacónica y misteriosamente el presidente del Gobierno este viernes. Y esto me da pie para una última reflexión.

Esperanza Aguirre corre el riesgo de convertirse en una especie de jarrón chino. Un objeto muy valioso que nadie sabe qué hacer con él ni dónde colocar. La cuestión ahora es que, tal vez, por primera vez en los últimos tiempos su futuro no dependa ella. Dicen que una retirada a tiempo es una victoria pero, conociéndola, no es de las que se da fácilmente por vencida. Todavía es pronto, pero a no mucho tardar, Rajoy tendrá que ir pensando en resolver el nombre de la candidata, o candidato, al Ayuntamiento de Madrid. 

Amortizada o no, sufriendo como un alma en pena el sambenito de la corrupción, sea como fuere, Aguirre seguirá estando en las quinielas. Claro que ya no está tan fuerte como en sus mejores tiempos y a poco que haya algún nuevo revés judicial que vuelva a cuestionar su gestión anterior, o salte alguna chispa en forma de imprevisto, necesitará algo más que la legendaria buena suerte que le ha acompañado para mantenerse a flote. 

Ella no es de las que tiran la toalla con facilidad. Algo hemos escrito también aquí sobre sus "siete vidas". Y en verdad, no me la imagino alejada del foco mediático para ocuparse del cuidado de sus nietos. Estará en política mientras viva. De una u otra forma. Bien es cierto, que tendrá que reinventarse si no quiere perecer o resultar irrelevante. He ahí el dilema.

Comentarios

Entradas populares

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Declaración de intenciones

Nunca imaginé que yo también acabaría cayendo en la dulce tentación cibernética. Es verdad que no he tenido el suficiente arrojo para estar en Facebook, pero no es menos cierto que, con algo de temor, con bastante pudor, y con una cierta dosis de osadía por mi parte, pongo en marcha este humilde blog. Ingenuidad tampoco me falta, pero qué le vamos a hacer, ¡no se puede tener de todo en la vida!
Soy periodista, es decir, soy cotilla por naturaleza, y me encanta fisgar por las bitácoras ajenas. La cuestión es que, de tanto husmear, me he aficionado a esta peculiar, y todavía incipiente, forma de expresión. Confieso, muy a mi pesar, que nunca hasta ahora había dejado huella en un blog y que mis discretos paseos tampoco han dejado mención digna de recuerdo.
A lo que íbamos, que me tiro a la red sin paracaídas, consciente como soy, de que el éxito de un blog no radica precisamente en el brillo de quien lo firma, que no es el caso. No, lo que importa de verdad es el grado de implicación de …

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Spanish revolution

PASARÁ MUCHO TIEMPO antes de que podamos digerir lo que está pasando en la Puerta del Sol y en otros puntos de España con los indignados. Politólogos, sociólogos, analistas, periodistas y sesudos contertulios vendrán con sus análisis de urgencia, viejos al día siguiente de ser expuestos, tratando de encontrar una explicación a lo de la "spanish revolution" y a al fenómeno de la Democracia Real Ya. Y el hecho cierto es que, ajenos a lo que se estaba cociendo, nos ha pillado con el pie cambiado. Hablan del ninguneo de los medios de comunicación hasta el pasado domingo y razón no les falta. Ya sé que muchos, posiblemente los mismos que auguraron la caída del Muro de Berlín o anticiparon las revueltas del mundo árabe, tratarán de decir ahora que fueron ellos los que vaticinaron, e incluso encabezaron, este movimiento ciudadano. Y no sólo eso, habrá bofetadas, como ya las está habiendo, por tratar de arrimar el ascua a su sardina sacando rédito de este estallido social.



Luego ven…

El mendigo que molestaba

11 DE LA MAÑANA. Cine Capitol, en plena Gran Vía madrileña. Numerosos periodistas aguardan la llegada de Esperanza Aguirre para obtener alguna declaración antes de presentar la V edición de "Mayores de Cine". En un momento dado, alguien, posiblemente del equipo de seguridad de la presidenta madrileña, detecta la presencia de un mendigo junto a las escaleras de acceso al cine y alerta a la Policía. A los pocos minutos, y en un plan bastante peliculero, excesivo a todas luces, llegan dos policías de paisano en un vehículo camuflado. El coche policial, que circula a toda pastilla como si acudiera a un tiroteo, da un volantazo, atraviesa de un lado a otro la Gran Vía por medio de la calle y se planta frente al Capitol. Se nota que son ellos los que mandan porque lo dejan con el morro mirando hacia la Plaza de España y en el carril bus en el sentido contrario de la marcha.

Los agentes son jóvenes aunque se les nota curtidos a la hora de hacer frente a problemas y conflictos mucho…

Recuerdos del terror (1)

26 de julio de 1986. El Telediario abre con la noticia de un nuevo atentado de ETA que me deja profundamente conmocionado. Hablan de dos guardias civiles asesinados y no puedo creer que uno de ellos sea Adrián, compañero de colegio durante tres años con los Mercedarios en Sarria (Lugo) y Poio (Pontevedra). Era un tipo estupendo. De esos que se hacen querer. Campechano, abierto, divertido, con una gran capacidad para el liderazgo… buena gente, en definitiva. Una persona de las que nunca se olvidan. No es de extrañar, por tanto, que su desaparición me produjera un profundo dolor y pesar. Ha transcurrido mucho tiempo, pero cuando con el paso de los años nos hemos vuelto a reunir los compañeros de entonces (Raúl, Marcelo, Alejandro, Cecilio, Isidro, Ángel, Rafa, Marcos, Julián, Cardeso, José Manuel, Fernando, Emilio, Goyo, José María, Pedro, Martín, Domingo, Valentín, Jesús, Rafael, Iñaki…) siempre le hemos recordado con emoción y cariño.
Adrián González Revilla (Cillamayor, Palencia, 23-…

La información local, la gran olvidada

ME PERMITO ENLAZAR aquí la ponencia con la que participé en las II Jornadas #HayOportunidades Periodismo local e hiperlocal, organizadas por la Asociación de la Prensa de Valladolid (APV), que tuvieron lugar el 29 de abril en la localidad de Portillo.
Comenzaré con una noticia local de hace unos años, publicada en El Norte de Castilla, con la que me he encontrado casualmente en los últimos días. Dice así: Un exinspector de policía se suicida tras cometer presuntamente cuatro asesinatos en Valladolid... (leer más)

Blesa, Nacho, la rubia y el bróker

LOS CORREOS ENVIADOS y recibidos por el expresidente de Caja Madrid resultan, sencillamente, nauseabundos. El tufo que desprenden esas comunicaciones evidencia, a las claras, lo que todo el mundo ya sabía. Que el PP, con la inestimable ayuda de otros, manejaba a su antojo la entidad madrileña y que muchas de sus decisiones estaban contaminadas por una abominable lucha de poder.
Las maniobras, antojos y caprichos, de Miguel BlesaEsperanza AguirreIgnacio GonzálezAlberto Ruiz-GallardónJosé María Aznar, en incluso de su hijo y bróker, José María Aznar Botella, y compañía, reflejan la impudicia con la que se actuó en la cuarta entidad financiera de España.
No es de extrañar que, con semejantes manejos e injerencias, resulte de tanta utilidad, pura higiene democrática, que la ciudadanía conozca hasta el último de los millares de mensajes de correo electrónico intervenidos por el juez Elpidio José Silva a Miguel Blesa.
Por 22.424 millones nos salió, conviene no olvidarlo, el rescate de …

Mi libro

HOY VENGO A hablar de mi libro. Empieza a salir a la venta la obrita "Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid" a la que tanto tiempo, esfuerzo y cariño he dedicado en los últimos años. Cuando era joven, más que ahora, tuve el honor de trabajar en el Ritz de camarero. Ocurrió en una época ya lejana en la que, además de frecuentar el bar de la Facultad de Ciencias de la Información, pude terminar Periodismo. Este librito, por tanto, responde a la necesidad imperiosa de contar lo que vi, vestido de frac y pajarita, además de la multitud de jugosas anécdotas e historias narradas por mis ex compañeros y en las que luego profundicé adentrándome en libros y hemerotecas. He querido hacer un relato periodístico huyendo de los trazos en primera persona aunque, naturalmente, algunos de los pasajes que cuento fueron vivencias personales. Casi medio millar de personajes de todos los ámbitos, sobre todo del poder, de la política, de la cultura y del espectáculo, desfilan por sus 256…

Manual de urbanidad

EN EL PAÍS de las maravillas nadie tira chicles, colillas o papeles en la calle. Tampoco se escupe en el suelo, ni se riegan las plantas del balcón aún a sabiendas de que el agua sobrante caerá sobre el incauto paseante que camina por la acera.
En la ciudad ideal no hay putas, ni mendigos, ni gorrillas, ni cunderos. Nadie orina ni defeca donde no debe. Claro que, como la sociedad utópica no funciona, se hace preciso marcar unas pautas elementales para poner algo de orden en los espacios públicos.  El Ayuntamiento de Madrid ultima una Ordenanza de Convivencia que, con algunas variantes, ya se aplica en otras ciudades españolas.
No parece una mala idea. Puro sentido común. Ahora bien, ¿qué necesidad había de incluir la prostitución en esta normativa o castigar a los vendedores de pañuelos y malabaristas callejeros? Persígase, claro que sí, hasta debajo de las piedras si hace falta, a los proxenetas y a las mafias que utilizan a niños e impedidos para mendigar. Pero hágase al margen de…