Ir al contenido principal

El delito de Cassandra y sus 13 tuits

HAY UN TIPO de humor que no me hace demasiada gracia. Ninguna, por decirlo sin ambages. Es normal. A todo el mundo no tienen por qué gustarle las mismas cosas. Incluso, es muy saludable que sea así. Dicho lo cual, y como tantos otros, continuo perplejo por la condena a un año de cárcel para la tuitera Cassandra, estudiante de Historia de 21 años. Y el asombro no es menor por el hecho de que sea muy improbable que la joven tenga que ingresar en prisión dado que, con independencia de que recurra al Tribunal Supremo, los condenados por delitos no violentos con una pena inferior a dos años no son encarcelados.

La Audiencia Nacional, siguiendo el criterio de la Fiscalía, considera que los comentarios que hizo sobre el atentado de Carrero Blanco son enaltecimiento del terrorismo porque aunque hayan pasado 40 años "la lacra del terrorismo persiste" y todas las víctimas "merecen respeto".

Según el fallo judicial, los comentarios que escribió sobre Carrero entre 2013 y 2016 "constituyen desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta a las personas que han sufrido el zarpazo del terrorismo".

Entiende además la Audiencia Nacional que los tuits por los que fue juzgada, "Ojalá el IRA hubiera conseguido matar a Margaret Thatcher, hubiera sido un Carrero Blanco a la irlandesa" o "Qué mal hizo ETA dejando a tanto hijo de puta vivo", son "expresiones muy alejadas de la tesis de la defensa sobre ridiculización" de "las acciones de ETA".

"ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial", "Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella" o la alusión a la película "A tres metros sobre el cielo" fueron algunas de las referencias que hizo al asesinato de Carrero en los trece tuits investigados. También convendría recordar que una de las nietas del expresidente del Gobierno franquista solicitó, en una carta en ELPAÍS, la absolución de la joven.

El debate, que rápidamente ha prendido en la opinión pública, tiene que ver, por resumir, con varios aspectos: si un chiste puede ser considerado enaltecimiento del terrorismo, si es delito algo que se lleva haciendo en España durante años y si comentarios de este tipo, en los que se mezcla el humor absurdo con hechos históricos, deben merecer reproche penal.

Paradójicamente, hace unos días, otra sección de la misma Sala de lo Penal de la Audiencia, absolvió al tuitero bilbaíno, Arkaitz Terrón, que entre 2011 y 2015, también escribió mensajes en Twitter en los que, entre otras manifestaciones, alababa el asesinato de Carrero Blanco.

El pasado mes de enero, el Tribunal Supremo condenó por enaltecimiento al cantante César Strawberry. En ese caso no se tuvo en cuenta el contexto humorístico en que publicó varios tuits sobre los GRAPO o el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado durante 532 días por la banda terrorista ETA.

"Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de prisión”, escribió Lucía Carrero-Blanco con gran generosidad. La misma lección que nos dejó Irene Villa, víctima de ETA, cuando a raíz del ‘caso Zapata’ envió un escrito diciendo que no se sintió humillada.

Irene, que perdió las dos piernas y tres dedos de la mano izquierda por culpa de una bomba colocada por la banda terrorista, recordó entonces que “no hay ningún problema” con los chistes de dudoso humor vertidos sobre su persona. “Mi chiste favorito es el que me define como una persona explosiva”, comentó con el mejor de los humores.


Creo que estos dos ejemplos hablan por sí solos y sitúan el debate en un contexto de una sensatez que, visto lo visto, no abunda en el ámbito legislativo y judicial. La condena de Cassandra es, cuando menos, absurda. A algunos, sus tuits no nos hacen ni pizca de gracia. Son incluso de mal gusto, pero solo es humor. Y por eso nadie debería ser condenado, salvo que quieran, claro, provocar una gran carcajada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Balas de plata en el PP

LAS IMÁGENES DEL hurto en el Eroski, difundidas por ‘OK Diario’, han precipitado la obligada e inevitable dimisión de Cristina Cifuentes
Dice, en su descargo, la hasta ahora presidenta madrileña, que se marcha tras “una campaña de acoso y derribo, que es personal”, que sufrió un intento de "extorsión" por este asunto y que tenía previsto anunciar su marcha tras los actos institucionales del 2 de mayo.
El “error involuntario” de las cremas ha sido el empujón definitivo, apenas un desliz en comparación con el ‘caso del máster’, que es en realidad el que ha rubricado su defunción política. Aunque comprensible desde el punto de vista político, resulta delirante la explicación de que ya había decidido renunciar para evitar que "la izquierda radical" gobierne en la región y "ponga en riesgo" la gestión hecha por el PP en tres años de legislatura.
No es difícil imaginar que las cloacas del poder, las del Estado o las del PP, tuvieran guardado el vídeo de marras d…

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Declaración de intenciones

NUNCA IMAGINÉ QUE yo también acabaría cayendo en la dulce tentación cibernética. Es verdad que no he tenido el suficiente arrojo para estar en Facebook, pero no es menos cierto que, con algo de temor, con bastante pudor, y con una cierta dosis de osadía por mi parte, pongo en marcha este humilde blog. Ingenuidad tampoco me falta, pero qué le vamos a hacer, ¡no se puede tener de todo en la vida!

Soy periodista, es decir, soy cotilla por naturaleza, y me encanta fisgar por las bitácoras ajenas. La cuestión es que, de tanto husmear, me he aficionado a esta peculiar, y todavía incipiente, forma de expresión. Confieso, muy a mi pesar, que nunca hasta ahora había dejado huella en un blog y que mis discretos paseos tampoco han dejado mención digna de recuerdo.
A lo que íbamos, que me tiro a la red sin paracaídas, consciente como soy, de que el éxito de un blog no radica precisamente en el brillo de quien lo firma, que no es el caso. No, lo que importa de verdad es el grado de implicación de …

Spanish revolution

PASARÁ MUCHO TIEMPO antes de que podamos digerir lo que está pasando en la Puerta del Sol y en otros puntos de España con los indignados. Politólogos, sociólogos, analistas, periodistas y sesudos contertulios vendrán con sus análisis de urgencia, viejos al día siguiente de ser expuestos, tratando de encontrar una explicación a lo de la "spanish revolution" y a al fenómeno de la Democracia Real Ya. 

Y el hecho cierto es que, ajenos a lo que se estaba cociendo, nos ha pillado con el pie cambiado. Hablan del ninguneo de los medios de comunicación hasta el pasado domingo y razón no les falta. Ya sé que muchos, posiblemente los mismos que auguraron la caída del Muro de Berlín o anticiparon las revueltas del mundo árabe, tratarán de decir ahora que fueron ellos los que vaticinaron, e incluso encabezaron, este movimiento ciudadano. Y no sólo eso, habrá bofetadas, como ya las está habiendo, por tratar de arrimar el ascua a su sardina sacando rédito de este estallido social.
Luego ven…

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Lo castizo es (ahora) lo moderno

TENGO LA IMPRESIÓN de que el “fervor madrileñista” —llamémosle así—, se ha convertido en un fenómeno al alza, que no ha parado de crecer en los últimos tiempos y que puede ir a más. 
No estamos hablando de datos, imposibles de cuantificar, sino de una constatación fácilmente deducible para cualquier observador que en los últimos días haya participado en los actos, 200 citas en 15 lugares, con motivo de las fiestas capitalinas de San Isidro.
En la Pradera, en Las Vistillas o en la Plaza Mayor, un millón y medio de personas, —200.000 más que el año anterior—, se han echado a la calle con gran entusiasmo festivo, ataviados muchos de ellos con la gorra típicamente chulapa (parpusa, en la restringida jerga local) o un clavel rojo prendido en la cabeza para las “manolas”. En esta ocasión, los ‘chinos’ han vendido más complementos que nunca y la participación en los actos populares no ha parado de crecer (un 20 por ciento más).
Sola la Pradera congregó en cinco días a más de un millón de person…

Carmena abucheada

EL ‘ESPÍRITU DE Ermua’ no era esto, ni mucho menos. ¡Qué poco hemos aprendido! Fue lo primero que pensé cuando supe que habían abucheado a la alcaldesa de Madrid en los dos actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco. Y sentí una enorme tristeza.
Vale que el Gobierno municipal no estuvo demasiado fino a la hora de interpretar el requerimiento que se le estaba haciendo para distinguir de una forma singular al edil asesinado por ETA. Vale que Ahora Madrid no supiera medir las consecuencias de negarse a colgar una pancarta en memoria de Blanco en la fachada del Consistorio. Vale que Manuela Carmena se empecinara en su negativa por desconfianza hacia al PP ante la utilización partidista del acto. Vale que los gestos en política cuentan, con frecuencia, más que el propio objeto de cualquier iniciativa. Vale todo eso y más.
Ahora bien, a partir de ahí, dudar del compromiso de la alcaldesa con las víctimas y con su dolor, colegir que la resistencia de Carmena a colocar un cartel con la cara de Bla…

El mendigo que molestaba

11 DE LA MAÑANA. Cine Capitol, en plena Gran Vía madrileña. Numerosos periodistas aguardan la llegada de Esperanza Aguirre para obtener alguna declaración antes de presentar la V edición de "Mayores de Cine". En un momento dado, alguien, posiblemente del equipo de seguridad de la presidenta madrileña, detecta la presencia de un mendigo junto a las escaleras de acceso al cine y alerta a la Policía. A los pocos minutos, y en un plan bastante peliculero, excesivo a todas luces, llegan dos policías de paisano en un vehículo camuflado. El coche policial, que circula a toda pastilla como si acudiera a un tiroteo, da un volantazo, atraviesa de un lado a otro la Gran Vía por medio de la calle y se planta frente al Capitol. Se nota que son ellos los que mandan porque lo dejan con el morro mirando hacia la Plaza de España y en el carril bus en el sentido contrario de la marcha.

Los agentes son jóvenes aunque se les nota curtidos a la hora de hacer frente a problemas y conflictos mucho…

Entradas populares

Balas de plata en el PP

LAS IMÁGENES DEL hurto en el Eroski, difundidas por ‘OK Diario’, han precipitado la obligada e inevitable dimisión de Cristina Cifuentes
Dice, en su descargo, la hasta ahora presidenta madrileña, que se marcha tras “una campaña de acoso y derribo, que es personal”, que sufrió un intento de "extorsión" por este asunto y que tenía previsto anunciar su marcha tras los actos institucionales del 2 de mayo.
El “error involuntario” de las cremas ha sido el empujón definitivo, apenas un desliz en comparación con el ‘caso del máster’, que es en realidad el que ha rubricado su defunción política. Aunque comprensible desde el punto de vista político, resulta delirante la explicación de que ya había decidido renunciar para evitar que "la izquierda radical" gobierne en la región y "ponga en riesgo" la gestión hecha por el PP en tres años de legislatura.
No es difícil imaginar que las cloacas del poder, las del Estado o las del PP, tuvieran guardado el vídeo de marras d…

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Declaración de intenciones

NUNCA IMAGINÉ QUE yo también acabaría cayendo en la dulce tentación cibernética. Es verdad que no he tenido el suficiente arrojo para estar en Facebook, pero no es menos cierto que, con algo de temor, con bastante pudor, y con una cierta dosis de osadía por mi parte, pongo en marcha este humilde blog. Ingenuidad tampoco me falta, pero qué le vamos a hacer, ¡no se puede tener de todo en la vida!

Soy periodista, es decir, soy cotilla por naturaleza, y me encanta fisgar por las bitácoras ajenas. La cuestión es que, de tanto husmear, me he aficionado a esta peculiar, y todavía incipiente, forma de expresión. Confieso, muy a mi pesar, que nunca hasta ahora había dejado huella en un blog y que mis discretos paseos tampoco han dejado mención digna de recuerdo.
A lo que íbamos, que me tiro a la red sin paracaídas, consciente como soy, de que el éxito de un blog no radica precisamente en el brillo de quien lo firma, que no es el caso. No, lo que importa de verdad es el grado de implicación de …

Spanish revolution

PASARÁ MUCHO TIEMPO antes de que podamos digerir lo que está pasando en la Puerta del Sol y en otros puntos de España con los indignados. Politólogos, sociólogos, analistas, periodistas y sesudos contertulios vendrán con sus análisis de urgencia, viejos al día siguiente de ser expuestos, tratando de encontrar una explicación a lo de la "spanish revolution" y a al fenómeno de la Democracia Real Ya. 

Y el hecho cierto es que, ajenos a lo que se estaba cociendo, nos ha pillado con el pie cambiado. Hablan del ninguneo de los medios de comunicación hasta el pasado domingo y razón no les falta. Ya sé que muchos, posiblemente los mismos que auguraron la caída del Muro de Berlín o anticiparon las revueltas del mundo árabe, tratarán de decir ahora que fueron ellos los que vaticinaron, e incluso encabezaron, este movimiento ciudadano. Y no sólo eso, habrá bofetadas, como ya las está habiendo, por tratar de arrimar el ascua a su sardina sacando rédito de este estallido social.
Luego ven…

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Lo castizo es (ahora) lo moderno

TENGO LA IMPRESIÓN de que el “fervor madrileñista” —llamémosle así—, se ha convertido en un fenómeno al alza, que no ha parado de crecer en los últimos tiempos y que puede ir a más. 
No estamos hablando de datos, imposibles de cuantificar, sino de una constatación fácilmente deducible para cualquier observador que en los últimos días haya participado en los actos, 200 citas en 15 lugares, con motivo de las fiestas capitalinas de San Isidro.
En la Pradera, en Las Vistillas o en la Plaza Mayor, un millón y medio de personas, —200.000 más que el año anterior—, se han echado a la calle con gran entusiasmo festivo, ataviados muchos de ellos con la gorra típicamente chulapa (parpusa, en la restringida jerga local) o un clavel rojo prendido en la cabeza para las “manolas”. En esta ocasión, los ‘chinos’ han vendido más complementos que nunca y la participación en los actos populares no ha parado de crecer (un 20 por ciento más).
Sola la Pradera congregó en cinco días a más de un millón de person…

Carmena abucheada

EL ‘ESPÍRITU DE Ermua’ no era esto, ni mucho menos. ¡Qué poco hemos aprendido! Fue lo primero que pensé cuando supe que habían abucheado a la alcaldesa de Madrid en los dos actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco. Y sentí una enorme tristeza.
Vale que el Gobierno municipal no estuvo demasiado fino a la hora de interpretar el requerimiento que se le estaba haciendo para distinguir de una forma singular al edil asesinado por ETA. Vale que Ahora Madrid no supiera medir las consecuencias de negarse a colgar una pancarta en memoria de Blanco en la fachada del Consistorio. Vale que Manuela Carmena se empecinara en su negativa por desconfianza hacia al PP ante la utilización partidista del acto. Vale que los gestos en política cuentan, con frecuencia, más que el propio objeto de cualquier iniciativa. Vale todo eso y más.
Ahora bien, a partir de ahí, dudar del compromiso de la alcaldesa con las víctimas y con su dolor, colegir que la resistencia de Carmena a colocar un cartel con la cara de Bla…

El mendigo que molestaba

11 DE LA MAÑANA. Cine Capitol, en plena Gran Vía madrileña. Numerosos periodistas aguardan la llegada de Esperanza Aguirre para obtener alguna declaración antes de presentar la V edición de "Mayores de Cine". En un momento dado, alguien, posiblemente del equipo de seguridad de la presidenta madrileña, detecta la presencia de un mendigo junto a las escaleras de acceso al cine y alerta a la Policía. A los pocos minutos, y en un plan bastante peliculero, excesivo a todas luces, llegan dos policías de paisano en un vehículo camuflado. El coche policial, que circula a toda pastilla como si acudiera a un tiroteo, da un volantazo, atraviesa de un lado a otro la Gran Vía por medio de la calle y se planta frente al Capitol. Se nota que son ellos los que mandan porque lo dejan con el morro mirando hacia la Plaza de España y en el carril bus en el sentido contrario de la marcha.

Los agentes son jóvenes aunque se les nota curtidos a la hora de hacer frente a problemas y conflictos mucho…

Mi libro

HOY VENGO A hablar de mi libro. Empieza a salir a la venta la obrita "Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid" a la que tanto tiempo, esfuerzo y cariño he dedicado en los últimos años. Cuando era joven, más que ahora, tuve el honor de trabajar en el Ritz de camarero. Ocurrió en una época ya lejana en la que, además de frecuentar el bar de la Facultad de Ciencias de la Información, pude terminar Periodismo. 
Este librito, por tanto, responde a la necesidad imperiosa de contar lo que vi, vestido de frac y pajarita, además de la multitud de jugosas anécdotas e historias narradas por mis ex compañeros y en las que luego profundicé adentrándome en libros y hemerotecas. He querido hacer un relato periodístico huyendo de los trazos en primera persona aunque, naturalmente, algunos de los pasajes que cuento fueron vivencias personales. 
Casi medio millar de personajes de todos los ámbitos, sobre todo del poder, de la política, de la cultura y del espectáculo, desfilan por sus …

Cifuentes, al borde del precipicio

DE TODOS LOS caminos para ejercitar su defensa, ante las graves acusaciones que pesan sobre ella en el ‘caso del máster’, la presidenta madrileña ha optado por el más inconveniente y arriesgado. Matar al mensajero siempre ha sido una tentación demasiado fácil, a la par que estéril, dado que, por mucho que se empeñe Cristina Cifuentes, los periodistas no van a dejar de cumplir con su obligación de informar.
Y no solo eso, la presidenta del PP madrileño tendrá que ser un poco más explícita cuando dice, sin acreditarlo, que hay una “cacería política y personal” contra su persona. ¿Por parte de quién? ¿Con qué intención?
Si la información sobre el “falseamiento” de sus notas en el máster que cursó en 2011-12 en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), adelantada por la periodista Raquel Ejerique, redactora jefa de política social en ‘eldiario.es’, es tan “falsa, parcial y tendenciosa” como sostiene Cifuentes, lo que debería haber hecho la presidenta es desmontar las acusaciones con datos y d…