Ir al contenido principal

Los secretos del Ritz


DESDE QUE EL grupo Mandarin Oriental anunció el cierre del Ritz de Madrid para acometer una profunda reforma, varios compañeros de los medios se han interesado por el libro que escribí sobre el hotel hace ocho años. Aprovecho para reproducir aquí la entrevista que este sábado han publicado en Vanitatis - El Confidencial.

Este miércoles, 28 de febrero, las puertas del hotel Ritz se han cerrado para pasar por un largo periodo de actualización que durará hasta finales de 2019 y costará 99 millones de euros. El hotel, uno de los más icónicos de Madrid, ha visto desfilar por sus salones desde que se abrió en 1910 a reyes, actrices, cantantes, jeques y lo más granado de los vips que han pasado por la capital.

Felipe Serrano es un periodista que además fue camarero del Ritz durante una década y conoce muchos de los secretos que quedaron entre las paredes del hotel. En su libro 'Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid' (Ediciones La Librería), publicado coincidiendo con el centenario de su apertura, relataba algunos de los entresijos del establecimiento. Hemos hablado con él para repescar algunas de las historias que tuvieron al histórico hotel como escenario.

PREGUNTA: Fuiste camarero del hotel durante 11 años cuando estudiabas la carrera de periodismo...

RESPUESTA: Llamé a muchas puertas en busca de trabajo y solo la del Ritz se me abrió. Desde ese punto de vista, mi gratitud es eterna. Como siempre supe que sería periodista, no me separaba nunca de una libretita, que aún conservo, donde anotaba los nombres de los visitantes y su anecdotario.

P: ¿Cuál era el personaje del momento por aquella época?

R: Comencé a trabajar en 1977 y en aquella época era muy frecuente que pasaran por allí jefes de Estado o de Gobierno extranjeros –el hotel ejerció de hecho como palacio de la diplomacia hasta que abrió el de El Pardo en 1983–, además de todos los políticos españoles en aquella apasionante etapa. Varias periodistas –Pilar Urbano, Julia Navarro, Pilar Cernuda...– crearon 'Los desayunos del Ritz' y por allí pasaron todos los personajes políticos de la época. Tan solo se les resistió Adolfo Suárez.

P: Por tu libro pasaban más de 500 personajes: ¿cuál es la anécdota que más has contado en tus cenas familiares?

R: La primera anécdota que viví, o que más bien sufrí, y la que más he contado tiene a Henry Ford como involuntario protagonista. Yo todavía era bastante inexperto y cometí la torpeza de echarle la sopa por encima. Afortunadamente fue un consomé 'gelée'. No quiero ni pensar qué habría ocurrido de haber sido caliente. El magnate de los automóviles se levantó de la mesa sin aparente enfado, fue a su habitación a cambiarse de ropa y aceptó mis torpes disculpas sin protestar. Aquella noche, sin embargo, mis compañeros del restaurante intuyeron, como así fue, que se habían quedado sin el regalo de un preciado Ford Fiesta con el que se rumoreaba que el prócer quería despedirse del hotel.

P: ¿Qué celebrities te han dejado mayor huella?

R: Tuve la inmensa satisfacción de poder hablar de literatura durante un buen rato con Gabriel García Márquez, a quien hice llegar a su habitación –la 306– una rosa amarilla sabiendo que eran sus preferidas. Disfruté igualmente con la presencia del divino Dalí y su musa Gala, muy mayores ya, que comieron judías verdes sin sal pero con jamón y una tortilla francesa.

P: ¿El genio de Figueras era de trato fácil?

R: En una visita anterior, uno de los camareros se acercó a Dalí para pedirle un autógrafo dedicado a su hijo que era pintor. Dalí titubeó porque no sabía dónde extender su firma y el camarero le entregó la carta para que firmara allí mismo. El gesto no pasó desapercibido para un avispado cliente norteamericano, quien, tras la marcha de Dalí, le ofreció al camarero un buen puñado de dólares a cambio del autógrafo del más famoso de los surrealistas. El camarero, impasible, declinó la oferta amablemente. De aquella época también recuerdo una rueda de prensa de Yaser Arafat, la primera que daba en el mundo occidental.

P: Se cuenta que a la actriz Ava Gardner la tuvieron que echar por sus tonteos con el alcohol...

R: Que yo sepa, no la llegaron a echar. A Ava, según me contaron los camareros más veteranos, le gustaba mucho, como a muchos clientes americanos, el whisky Jack Daniel’s y todos aquellos cócteles hechos a base de bourbon. En ocasiones también bebía tequila, vino o jerez. Relaté que, durante los casi veinte años que vivió en España, hasta que se peleó con Manuel Fraga a causa de los impuestos, acudió en muchas ocasiones al bar o al hall del hotel. La actriz tenía otro motivo: en pocos sitios como en el Ritz –también en el Palace– le preparaban el bloody mary para amortiguar los efectos de sus sonadas borracheras.

P: El Ritz siempre ha sido el hotel de la aristocracia: ¿cómo fue el encuentro con el rey Jaled de Arabia Saudí?
R: El Gobierno reservó más de 90 habitaciones en 1981 con motivo de la visita del monarca saudí. La despensa del hotel a punto estuvo de llegar al desabastecimiento, ya que se llegaron a consumir más de 300 kilos diarios de fruta. Para entrar en la suite del rey era necesario llevar una acreditación especial. Como el servicio del hotel estaba desbordado y no había nadie más a mano para cambiar de forma urgente una gran cesta de fruta por otra nueva, el maître me encargó que hiciera yo ese trabajo, pese a que no portaba la identificación. Llamé varias veces a la puerta y como nadie me abría, utilicé la llave maestra para entrar en la habitación.

P: Entrar en la habitación de un miembro de la monarquía sin haber sido invitado no parece muy buena idea...

R: Apareció un miembro del equipo de seguridad saudí con un enorme pistolón apuntándome a la cabeza. Las frutas rodaron por el suelo mientras yo suplicaba en mi mal inglés que dejara de apuntarme ya que no era más que un simple camarero. El tipo estaba cada vez más nervioso y yo muerto de miedo, hasta que llegaron varios policías españoles armados, quienes invitaron al guardaespaldas del rey a que depusiera su actitud.

P: ¿El Rey emérito también se paseó por el Ritz?

R: De forma privada, Juan Carlos solo acudió en una ocasión el hotel y lo hizo acompañado de su padre, don Juan de Borbón. Ambos se dirigieron al bar, vacío en ese momento, y pidieron un par de zumos de frutas. Cuando el maître tenía decidido no pasar la factura, el monarca se levantó y le dijo: "Mucho cuidado con la cuenta porque la pago yo". Cuando llegó el momento le presenté la factura, cuyo importe apenas superaba las setecientas pesetas, poco más de cuatro euros. A don Juan de Borbón le pareció excesivo y así me lo hizo saber; el rey, por su parte, se limitó a comentar con sorna que “no todos los días se puede uno permitir un lujo así”: “Hay meses en los que el sueldo no me llega para comprarle un abrigo a mi mujer", añadió. Firmó la factura para que se la enviaran al Palacio de la Zarzuela y ambos se marcharon.

P: En todos los hoteles circulan leyendas urbanas: ¿cuál es la más insólita (seguramente 'no' real) que ha escuchado?

R: Hay una anécdota mundialmente famosa protagonizada por James Stewart que en mi libro relato de esta manera. Según la versión comúnmente extendida, el actor norteamericano se presentó con sus maletas en el Ritz durante los años cincuenta, impidiéndosele la entrada por su condición de artista. Al cabo de unos minutos Stewart volvió al hotel luciendo el uniforme de teniente coronel, hay quien dice de general, de las Fuerzas Aéreas norteamericanas. Vestido así, en recepción no tuvieron más remedio que autorizar su alojamiento. La versión 'oficial' del que fue director del hotel, Pablo Kessler, es bien distinta: la embajada de Estados Unidos en Madrid hizo la reserva a nombre del general James Stewart, pero al final y por motivos que se desconocen ni siquiera estuvo en el hotel.

P: ¿Qué tal era lidiar con los caprichos de las estrellas?

R: Sinatra estuvo en el Ritz en 1986. Vino en reactor privado matriculado con sus iniciales para ofrecer un concierto en el Santiago Bernabéu. Llegó al hotel como la estrella que era: en una limusina, escoltado por otros seis vehículos similares, todos ellos de color azul. Previamente su representante había impuesto dos condiciones: un piano de cola blanco en su habitación y una línea telefónica especial para comunicarse con el exterior sin necesidad de pasar por la centralita.

Los conserjes del hotel presumen sin altanería de conseguir lo imposible: en cuestión de minutos le buscaron rival al presidente argentino Carlos Menem para jugar al tenis a las seis de la mañana. Consiguieron casi al instante una mesa de unas determinadas medidas, porque en la que Margaret Thatcher tenía en su habitación no se acostumbraba a trabajar. Quizás el encargo más raro que hayan tenido que hacer nunca es el de comprar un nicho en el cementerio de La Almudena. "Lo difícil lo hacemos al momento, lo imposible tardamos un poco más", podría ser su lema de trabajo.

P: Su libro se publicó hace ya ocho años: ¿sigue teniendo algún confidente que le tenga al corriente?

R: Creo que el libro ya debe estar está descatalogado, pero todavía conservo allí algún compañero de aquella época. Me gusta estar al tanto de lo que ocurre, aunque sea desde la distancia.

P: Una de las cosas que mejor se suelen recordar es la generosidad de los famosos con las propinas… ¿Alguien especialmente dadivoso?

R: Según me contaron, la familia Rockefeller: el magnate era tan discreto y estaba tan entrenado en el arte de sacar dólares del bolsillo para repartirlos que sus gratificaciones “siempre sabían a gloria”. Y más tarde, la familia real saudí. La estancia de los saudíes en el Ritz siempre ha sido recordada por los empleados, tanto por la generosidad de sus propinas como por la facilidad con la que regalaban relojes de oro. No fue mi caso, lamento decirlo.

P: Algo que hacen los famosos es registrarse con nombres falsos: ¿recuerda alguno que fuera especialmente divertido o extraño?

R: Recuerdo un caso de suplantación de personalidad bien llamativo. Se trata de un individuo que durante meses se hizo pasar por el marqués de Santillana: comía en el restaurante, pedía champán en el hall y, a veces, un cóctel en el bar. Garabateaba la factura, dejaba unas monedas de propina y amablemente pedía que le enviaran la factura a su domicilio. Así hasta que un buen día el verdadero marqués de Santillana, harto de que le mandaran facturas del Ritz que él no había consumido, descubrió el pastel sin que al impostor se le pudiera echar ya el guante. Nunca más se supo de él.

P: ¿Algún vip que pasó por el hotel y que nadie de la prensa se enteró? ¿Es posible que no se filtre la información?

R: El hotel tuvo su propio ‘fantasma’, Richard Gere, hábil como pocos para esquivar a la prensa. En 1994 'El Mundo' tituló ‘El fantasma del Ritz’ para ilustrar una información sobre el pacto de silencio de los empleados que se negaron a confirmar la presencia del actor, y de hecho le buscaban vías de escape a través de la cocina y del laberinto de pasillos interiores del hotel para salir a la calle sin que los fotógrafos pudieran ‘cazarlo’. Su esposa Cindy Crawford no le acompañó, pero cuando la modelo visitó el hotel nunca faltaron las flores blancas que tanto le gustaban. Aunque para flores, Elle Macpherson: nada menos que mil rosas rojas, en centros de cien flores, recibió la modelo y actriz australiana en su habitación del Ritz.

P: Su mejor y peor recuerdo…

R: Los malos, si los hubo, los he olvidado. Los mejores tienen que ver con las lecciones de vida que aprendí (satisfacción por el trabajo bien hecho, la entrega, la importancia de la empatía, la lealtad, el compañerismo...).

Como decía aquel viejo cuplé, "aunque cien años llegase a vivir, yo no olvidaría las tardes del Ritz". Y tampoco he olvidado, claro, aquel letrero con el que me encontraba cada día en la zona reservada para los empleados: “Sonría, es parte del uniforme”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Balas de plata en el PP

LAS IMÁGENES DEL hurto en el Eroski, difundidas por ‘OK Diario’, han precipitado la obligada e inevitable dimisión de Cristina Cifuentes
Dice, en su descargo, la hasta ahora presidenta madrileña, que se marcha tras “una campaña de acoso y derribo, que es personal”, que sufrió un intento de "extorsión" por este asunto y que tenía previsto anunciar su marcha tras los actos institucionales del 2 de mayo.
El “error involuntario” de las cremas ha sido el empujón definitivo, apenas un desliz en comparación con el ‘caso del máster’, que es en realidad el que ha rubricado su defunción política. Aunque comprensible desde el punto de vista político, resulta delirante la explicación de que ya había decidido renunciar para evitar que "la izquierda radical" gobierne en la región y "ponga en riesgo" la gestión hecha por el PP en tres años de legislatura.
No es difícil imaginar que las cloacas del poder, las del Estado o las del PP, tuvieran guardado el vídeo de marras d…

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Declaración de intenciones

NUNCA IMAGINÉ QUE yo también acabaría cayendo en la dulce tentación cibernética. Es verdad que no he tenido el suficiente arrojo para estar en Facebook, pero no es menos cierto que, con algo de temor, con bastante pudor, y con una cierta dosis de osadía por mi parte, pongo en marcha este humilde blog. Ingenuidad tampoco me falta, pero qué le vamos a hacer, ¡no se puede tener de todo en la vida!

Soy periodista, es decir, soy cotilla por naturaleza, y me encanta fisgar por las bitácoras ajenas. La cuestión es que, de tanto husmear, me he aficionado a esta peculiar, y todavía incipiente, forma de expresión. Confieso, muy a mi pesar, que nunca hasta ahora había dejado huella en un blog y que mis discretos paseos tampoco han dejado mención digna de recuerdo.
A lo que íbamos, que me tiro a la red sin paracaídas, consciente como soy, de que el éxito de un blog no radica precisamente en el brillo de quien lo firma, que no es el caso. No, lo que importa de verdad es el grado de implicación de …

Spanish revolution

PASARÁ MUCHO TIEMPO antes de que podamos digerir lo que está pasando en la Puerta del Sol y en otros puntos de España con los indignados. Politólogos, sociólogos, analistas, periodistas y sesudos contertulios vendrán con sus análisis de urgencia, viejos al día siguiente de ser expuestos, tratando de encontrar una explicación a lo de la "spanish revolution" y a al fenómeno de la Democracia Real Ya. 

Y el hecho cierto es que, ajenos a lo que se estaba cociendo, nos ha pillado con el pie cambiado. Hablan del ninguneo de los medios de comunicación hasta el pasado domingo y razón no les falta. Ya sé que muchos, posiblemente los mismos que auguraron la caída del Muro de Berlín o anticiparon las revueltas del mundo árabe, tratarán de decir ahora que fueron ellos los que vaticinaron, e incluso encabezaron, este movimiento ciudadano. Y no sólo eso, habrá bofetadas, como ya las está habiendo, por tratar de arrimar el ascua a su sardina sacando rédito de este estallido social.
Luego ven…

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Lo castizo es (ahora) lo moderno

TENGO LA IMPRESIÓN de que el “fervor madrileñista” —llamémosle así—, se ha convertido en un fenómeno al alza, que no ha parado de crecer en los últimos tiempos y que puede ir a más. 
No estamos hablando de datos, imposibles de cuantificar, sino de una constatación fácilmente deducible para cualquier observador que en los últimos días haya participado en los actos, 200 citas en 15 lugares, con motivo de las fiestas capitalinas de San Isidro.
En la Pradera, en Las Vistillas o en la Plaza Mayor, un millón y medio de personas, —200.000 más que el año anterior—, se han echado a la calle con gran entusiasmo festivo, ataviados muchos de ellos con la gorra típicamente chulapa (parpusa, en la restringida jerga local) o un clavel rojo prendido en la cabeza para las “manolas”. En esta ocasión, los ‘chinos’ han vendido más complementos que nunca y la participación en los actos populares no ha parado de crecer (un 20 por ciento más).
Sola la Pradera congregó en cinco días a más de un millón de person…

Carmena abucheada

EL ‘ESPÍRITU DE Ermua’ no era esto, ni mucho menos. ¡Qué poco hemos aprendido! Fue lo primero que pensé cuando supe que habían abucheado a la alcaldesa de Madrid en los dos actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco. Y sentí una enorme tristeza.
Vale que el Gobierno municipal no estuvo demasiado fino a la hora de interpretar el requerimiento que se le estaba haciendo para distinguir de una forma singular al edil asesinado por ETA. Vale que Ahora Madrid no supiera medir las consecuencias de negarse a colgar una pancarta en memoria de Blanco en la fachada del Consistorio. Vale que Manuela Carmena se empecinara en su negativa por desconfianza hacia al PP ante la utilización partidista del acto. Vale que los gestos en política cuentan, con frecuencia, más que el propio objeto de cualquier iniciativa. Vale todo eso y más.
Ahora bien, a partir de ahí, dudar del compromiso de la alcaldesa con las víctimas y con su dolor, colegir que la resistencia de Carmena a colocar un cartel con la cara de Bla…

Mi libro

HOY VENGO A hablar de mi libro. Empieza a salir a la venta la obrita "Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid" a la que tanto tiempo, esfuerzo y cariño he dedicado en los últimos años. Cuando era joven, más que ahora, tuve el honor de trabajar en el Ritz de camarero. Ocurrió en una época ya lejana en la que, además de frecuentar el bar de la Facultad de Ciencias de la Información, pude terminar Periodismo. 
Este librito, por tanto, responde a la necesidad imperiosa de contar lo que vi, vestido de frac y pajarita, además de la multitud de jugosas anécdotas e historias narradas por mis ex compañeros y en las que luego profundicé adentrándome en libros y hemerotecas. He querido hacer un relato periodístico huyendo de los trazos en primera persona aunque, naturalmente, algunos de los pasajes que cuento fueron vivencias personales. 
Casi medio millar de personajes de todos los ámbitos, sobre todo del poder, de la política, de la cultura y del espectáculo, desfilan por sus …

Entradas populares

Balas de plata en el PP

LAS IMÁGENES DEL hurto en el Eroski, difundidas por ‘OK Diario’, han precipitado la obligada e inevitable dimisión de Cristina Cifuentes
Dice, en su descargo, la hasta ahora presidenta madrileña, que se marcha tras “una campaña de acoso y derribo, que es personal”, que sufrió un intento de "extorsión" por este asunto y que tenía previsto anunciar su marcha tras los actos institucionales del 2 de mayo.
El “error involuntario” de las cremas ha sido el empujón definitivo, apenas un desliz en comparación con el ‘caso del máster’, que es en realidad el que ha rubricado su defunción política. Aunque comprensible desde el punto de vista político, resulta delirante la explicación de que ya había decidido renunciar para evitar que "la izquierda radical" gobierne en la región y "ponga en riesgo" la gestión hecha por el PP en tres años de legislatura.
No es difícil imaginar que las cloacas del poder, las del Estado o las del PP, tuvieran guardado el vídeo de marras d…

Pestilente lodazal

DURANTE AÑOS, EL PP trató de convencernos de que la corrupción no anidaba en sus filas. Que era un partido inmune a ese tipo de prácticas y que sólo al PSOE salpicaba la mancha de esa ignominia. El tramo final del felipismo dio sobrados motivos (Filesa, fondos reservados, caso Renfe...) para que el PSOE se viera condenado a no levantar cabeza durante años. En el castigo electoral, en las hemerotecas, y hasta en los libros de historia penaron, y penan, los socialistas su falta de determinación contra la impudicia corrupta.
Creíamos estar curados de espanto cuando nos encontramos ahora con que el PP, el partido que decía abanderar la integridad y la decencia, no puede sostener ya ese estandarte. Sobresueldos opacos, pagos en dinero negro, contabilidad B, cuentas en Suiza, fortunas secretas, amnistías fiscales y, de nuevo, guerras intestinas, no auguran nada bueno para un partido político cuya única preocupación debería haber sido sacarnos de la crisis cuanto antes y al menor coste social…

Declaración de intenciones

NUNCA IMAGINÉ QUE yo también acabaría cayendo en la dulce tentación cibernética. Es verdad que no he tenido el suficiente arrojo para estar en Facebook, pero no es menos cierto que, con algo de temor, con bastante pudor, y con una cierta dosis de osadía por mi parte, pongo en marcha este humilde blog. Ingenuidad tampoco me falta, pero qué le vamos a hacer, ¡no se puede tener de todo en la vida!

Soy periodista, es decir, soy cotilla por naturaleza, y me encanta fisgar por las bitácoras ajenas. La cuestión es que, de tanto husmear, me he aficionado a esta peculiar, y todavía incipiente, forma de expresión. Confieso, muy a mi pesar, que nunca hasta ahora había dejado huella en un blog y que mis discretos paseos tampoco han dejado mención digna de recuerdo.
A lo que íbamos, que me tiro a la red sin paracaídas, consciente como soy, de que el éxito de un blog no radica precisamente en el brillo de quien lo firma, que no es el caso. No, lo que importa de verdad es el grado de implicación de …

Spanish revolution

PASARÁ MUCHO TIEMPO antes de que podamos digerir lo que está pasando en la Puerta del Sol y en otros puntos de España con los indignados. Politólogos, sociólogos, analistas, periodistas y sesudos contertulios vendrán con sus análisis de urgencia, viejos al día siguiente de ser expuestos, tratando de encontrar una explicación a lo de la "spanish revolution" y a al fenómeno de la Democracia Real Ya. 

Y el hecho cierto es que, ajenos a lo que se estaba cociendo, nos ha pillado con el pie cambiado. Hablan del ninguneo de los medios de comunicación hasta el pasado domingo y razón no les falta. Ya sé que muchos, posiblemente los mismos que auguraron la caída del Muro de Berlín o anticiparon las revueltas del mundo árabe, tratarán de decir ahora que fueron ellos los que vaticinaron, e incluso encabezaron, este movimiento ciudadano. Y no sólo eso, habrá bofetadas, como ya las está habiendo, por tratar de arrimar el ascua a su sardina sacando rédito de este estallido social.
Luego ven…

González prueba su propia medicina

MENOS DE UN mes ha durado el viaje a ninguna parte de Ignacio González con el euro por receta. Sabía la Comunidad de Madrid, como sabía todo el mundo, incluido el consejero Lasquetty, que el cobro de las prescripciones médicas no iba a tener ningún recorrido. 
Aun así, en la Puerta del Sol y en la calle Aduana, se empeñaron en mantener un pulso que sólo ha servido para ocasionar un monumental embrollo. Confusión y molestias, primero a los pacientes y luego a los farmacéuticos, convertidos en recaudadores de una medida que no comparten. Ni los farmacéuticos, ni tampoco los médicos que son, al fin y al cabo, los que deciden qué es lo más adecuado para el enfermo.
La admisión a trámite del recurso ante el Constitucional supone la suspensión automática del pago durante cinco meses y zanja, al menos a medio plazo, una batalla política estéril.  La decisión del TC es coherente y deja las cosas en su sitio. Ahora sólo falta que la Comunidad retire la medida de una vez por todas, devuelva el di…

Lo castizo es (ahora) lo moderno

TENGO LA IMPRESIÓN de que el “fervor madrileñista” —llamémosle así—, se ha convertido en un fenómeno al alza, que no ha parado de crecer en los últimos tiempos y que puede ir a más. 
No estamos hablando de datos, imposibles de cuantificar, sino de una constatación fácilmente deducible para cualquier observador que en los últimos días haya participado en los actos, 200 citas en 15 lugares, con motivo de las fiestas capitalinas de San Isidro.
En la Pradera, en Las Vistillas o en la Plaza Mayor, un millón y medio de personas, —200.000 más que el año anterior—, se han echado a la calle con gran entusiasmo festivo, ataviados muchos de ellos con la gorra típicamente chulapa (parpusa, en la restringida jerga local) o un clavel rojo prendido en la cabeza para las “manolas”. En esta ocasión, los ‘chinos’ han vendido más complementos que nunca y la participación en los actos populares no ha parado de crecer (un 20 por ciento más).
Sola la Pradera congregó en cinco días a más de un millón de person…

Carmena abucheada

EL ‘ESPÍRITU DE Ermua’ no era esto, ni mucho menos. ¡Qué poco hemos aprendido! Fue lo primero que pensé cuando supe que habían abucheado a la alcaldesa de Madrid en los dos actos de homenaje a Miguel Ángel Blanco. Y sentí una enorme tristeza.
Vale que el Gobierno municipal no estuvo demasiado fino a la hora de interpretar el requerimiento que se le estaba haciendo para distinguir de una forma singular al edil asesinado por ETA. Vale que Ahora Madrid no supiera medir las consecuencias de negarse a colgar una pancarta en memoria de Blanco en la fachada del Consistorio. Vale que Manuela Carmena se empecinara en su negativa por desconfianza hacia al PP ante la utilización partidista del acto. Vale que los gestos en política cuentan, con frecuencia, más que el propio objeto de cualquier iniciativa. Vale todo eso y más.
Ahora bien, a partir de ahí, dudar del compromiso de la alcaldesa con las víctimas y con su dolor, colegir que la resistencia de Carmena a colocar un cartel con la cara de Bla…

Mi libro

HOY VENGO A hablar de mi libro. Empieza a salir a la venta la obrita "Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid" a la que tanto tiempo, esfuerzo y cariño he dedicado en los últimos años. Cuando era joven, más que ahora, tuve el honor de trabajar en el Ritz de camarero. Ocurrió en una época ya lejana en la que, además de frecuentar el bar de la Facultad de Ciencias de la Información, pude terminar Periodismo. 
Este librito, por tanto, responde a la necesidad imperiosa de contar lo que vi, vestido de frac y pajarita, además de la multitud de jugosas anécdotas e historias narradas por mis ex compañeros y en las que luego profundicé adentrándome en libros y hemerotecas. He querido hacer un relato periodístico huyendo de los trazos en primera persona aunque, naturalmente, algunos de los pasajes que cuento fueron vivencias personales. 
Casi medio millar de personajes de todos los ámbitos, sobre todo del poder, de la política, de la cultura y del espectáculo, desfilan por sus …

El mendigo que molestaba

11 DE LA MAÑANA. Cine Capitol, en plena Gran Vía madrileña. Numerosos periodistas aguardan la llegada de Esperanza Aguirre para obtener alguna declaración antes de presentar la V edición de "Mayores de Cine". En un momento dado, alguien, posiblemente del equipo de seguridad de la presidenta madrileña, detecta la presencia de un mendigo junto a las escaleras de acceso al cine y alerta a la Policía. A los pocos minutos, y en un plan bastante peliculero, excesivo a todas luces, llegan dos policías de paisano en un vehículo camuflado. El coche policial, que circula a toda pastilla como si acudiera a un tiroteo, da un volantazo, atraviesa de un lado a otro la Gran Vía por medio de la calle y se planta frente al Capitol. Se nota que son ellos los que mandan porque lo dejan con el morro mirando hacia la Plaza de España y en el carril bus en el sentido contrario de la marcha.

Los agentes son jóvenes aunque se les nota curtidos a la hora de hacer frente a problemas y conflictos mucho…

Cifuentes, al borde del precipicio

DE TODOS LOS caminos para ejercitar su defensa, ante las graves acusaciones que pesan sobre ella en el ‘caso del máster’, la presidenta madrileña ha optado por el más inconveniente y arriesgado. Matar al mensajero siempre ha sido una tentación demasiado fácil, a la par que estéril, dado que, por mucho que se empeñe Cristina Cifuentes, los periodistas no van a dejar de cumplir con su obligación de informar.
Y no solo eso, la presidenta del PP madrileño tendrá que ser un poco más explícita cuando dice, sin acreditarlo, que hay una “cacería política y personal” contra su persona. ¿Por parte de quién? ¿Con qué intención?
Si la información sobre el “falseamiento” de sus notas en el máster que cursó en 2011-12 en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), adelantada por la periodista Raquel Ejerique, redactora jefa de política social en ‘eldiario.es’, es tan “falsa, parcial y tendenciosa” como sostiene Cifuentes, lo que debería haber hecho la presidenta es desmontar las acusaciones con datos y d…